Remedio casero para infección de orina. Cistitis

1 junio 2020

Ya has ido varia veces al lavabo. Además, necesitas ir con mucha frecuencia. Pero una vez allí, no sucede mucho y, cuando ocurre, ¡queeemaa!

;De qué estamos hablando? De un problema de salud que se ha convertido en una plaga que sufre alrededor de la mitad de las mujeres en algún momento de sus vidas: la cistitis o infección de la vejiga. (Los hombres pueden padecerla también, pero es poco frecuente.) Las infecciones de la vejiga se conocen con el nombre de infecciones de las vías urinarias inferiores. Se las considera una enfermedad característica de las mujeres y son muy comunes.

Alrededor del 50% de las mujeres tienen al menos una cistitis a lo largo de sus vidas, mientras que otro 20% o más presentan múltiples infecciones. Algunas mujeres padecen una o dos infecciones al año.

Remedios de jardín

¿Cuál son los síntomas de la infección de orina?

Las infección urinaria está causadas por una bacteria denominada Escherichia coli, que se instala en la vagina y luego desciende hacia la uretra, el conducto a través del cual fluye la orina.

Dicha bacteria no causa problemas en la vagina, pero sí cuando entra en la vía urinaria.

Escherichia coli se halla normalmente presente en todas las mujeres. Aquellas que padecen infecciones en las vías urinarias no presentan diferencias anatómicas con respecto a las que no sufren dichas infecciones; pero por razones aún desconocidas, algunas mujeres son más susceptibles a las infecciones.

Las infecciones de la vejiga son, en verdad, infecciones de la propia orina. Las bacterias irritan las paredes y producen dolor en la vejiga (quemante) al orinar.

Las cistitis resultan muy molestas. Sin embargo, tu puedes hacer muchas cosas para aliviarte y recuperarte más rápidamente.

A continuación te brindamos una serie de consejos reconocidos por los expertos.

Bebe mucho líquido

Éste es quizás el consejo más importante, Por dos razones: el bienestar y la salud.

Algunas mujeres con cistitis piensan que si beben menos cantidad de líquido disminuirá la necesidad de ir al lavabo y, por consiguiente, el ardor al orinar. Esto es lo peor que se puede hacer.

Cuanto más tiempo permanece la orina en la vejiga, no importa su cantidad, mayor es el número de bacterias. La bacteria E. coli duplica su población cada 20 minutos y, cuantas más bacterias están presentes, mayor es el dolor.

Para combatir el ardor hay que beber muchos líquidos, con el fin de eliminar las bacterias que causan la infección. La ingestión de líquidos es útil tanto para prevenir la infección de las vías urinarias como para tratarlas.

En estudios realizados en voluntarias, a las que se les introdujo mecánicamente bacterias en el organismo, se comprobó que tras dos evacuaciones urinarias las pacientes esterilizaban eficazmente la vejiga.

En resumen, cuanto más bebas, más rápidamente desaparecerá el dolor. Si tu orina es clara, significa que estás bebiendo lo necesario. Si, por el contrario, su color es oscuro, debe incrementar la ingestión de líquidos.

Date un baño caliente

Algunas mujeres dicen que les produce un gran alivio, puesto que ayuda a disminuir la inflamación.

Antibiótico para infección de orina

Son antiinflamatorios y ayudan a calmar el dolor (aspirina, ibuprofeno). Disminuyen la inflamación de la vejiga y, por lo tanto, reducen el ardor.

Toma vitamina C

Si ingiere unos 1.000 mg de esta vitamina a lo largo del día, acidificará la orina e impedirá el crecimiento de las bacterias. Los médicos opinan que la vitamina C es muy recomendable para las personas que padecen reinfecciones frecuentes o sufren una cistitis mientras se encuentran lejos de un centro de asistencia y, en consecuencia, no pueden recibir la ayuda de un profesional médico.

Precaución: algunos antibióticos prescritos para las infecciones urinarias no ejercen efecto si la orina es ácida. Por lo tanto, tienes que informar a tu médico que estás ingiriendo vitamina C y su cantidad. La vitamina C no es tóxica, pero 1.000 mg se consideran una dosis elevada, por lo que se aconseja contar con la aprobación del médico.

Hacia atrás

Limpiarse de adelante hacia atrás ayuda a prevenir la recurrencia de la infección. En cambio,hacerlo en la dirección contraria es una de las causas más comunes de infección y la manera más segura de que se repita. Esta dirección de adelante hacia atrás permite eliminar las bacterias y evita que éstas pasen de la vagina a la uretra.

Acude al lavabo antes de tener relaciones sexuales

Esto ayuda a eliminar las bacterias que pueden estar presentes en la vagina. De lo contrario, podrían alcanzar, por el contacto físico, la vejiga.

Acude al lavabo después de tener relaciones sexuales

El pene del hombre puede empujar las bacterias presentes en el orificio de la uretra y llevarlas hacia la vejiga. Si te lavas adecuada y profundamente, eliminarás las bacterias.

No hay duda de que las infecciones de las vías urinarias son más comunes en las mujeres sexualmente más activas. Sin embargo, ello se debe más al desconocimiento de cómo protegerse que al acto sexual en sí mismo. Si las bacterias han sido empujadas hacia la vejiga, al orinar las eliminara.

Reconsidera el diafragma

Se ha demostrado que los diafragmas contribuyen a la aparición de infecciones vaginales persistentes. Se han postulado dos mecanismos: por una parte, las bacterias colonizan el
propio diafragma, que es introducido profundamente en la vagina, y, por otra, el diafragma interfiere en el vaciado de la vejiga e impide eliminar las bacterias.

Si utilizas el diafragma, es conveniente que consultes a tu ginecólogo para cambiar de método anticonceptivo.

Usa compresas en lugar de tampones

Nadie sabe con certeza por qué algunas mujeres parecen sel más susceptibles a sufrir reinfecciones que otras, pero las manipulaciones vaginales (relaciones sexuales, colocación del diafragma o de un tampón) siempre parecen preceder al problema.

Las mujeres que son propensas a sufrir infecciones crónicas deberían abandonar los tampones durante la menstruación y reemplazarlos por compresas.

Practica una buena higiene

Una buena higiene significa usar ropa interior de algodón, que te permite mantenerte seca, evitar las mallas o pantalones muy ajustados, puesto que disminuyen la ventilación, y lo más importante de todo: mantenerte limpia (razonablemente limpia).

Si no te lavas para eliminar las bacterias de la región perineal (entre la vagina y el recto), obviamente corres el riesgo de sufrir una reinfección. Sin embargo, el lavado excesivo es tan perjudicial como, el lavado escaso. Ducharse con mucha frecuencia puede introducir bacterias dentro de la vagina y eliminar aquellas no infeccionas que son habituales y beneficiosas, las cuales son inmediatamente sustituidas por al E. coli. La uretra puede irritarse y provocar ardor como en una cistitis. Los jabones anitbacterianos fuertes pueden tener los mismos problemas: cambiar la flora vaginal y favorecer la aparición de infecciones.

En resumen, debes higienizarte, pero no abuses.

Consejos médicos

Signos de alarma en la infección de orina

Si padeces una infección urinaria (la primera o la quinta)y presenta algunos de los cuatro síntomas siguientes debes consultar a un especialista

  • Sangre en la orina.
  • Dolor en la parte inferior de la espalda o el flanco.
  • Fiebre.
  • Náuseas o vómitos.

En alrededor del 90% de las mujeres que tienen una infección urinaria, ésta desaparece al ingerir el primer o segundo comprimido antibiótico, pero los síntomas persisten durante algunos días. Una proporción menor de mujeres puede sufrir problemas más graves debido a una complicación renal. Si presentas algunos de los síntomas mencionados, se recomienda consultar con urgencia a un especialista.

Los síntomas asociados a una infección urinaria pueden ser similares a los de otras enfermedades, como el cáncer (especialmente hay sangre en la orina). Por eso es imprescindible el apoyo profesional.

Curar infección de orina: Jugo de arándanos diluido

Toda mujer que ha padecido una infección en las vías urinarias, y todo hombre que la ha padecido junto a ella, ha oído probablemente hablar del jugo de arándanos. ¡La gran pregunta!: ¿Da resultado? La respuesta dependerá de la persona interrogada. Algunos médicos opinan que sí, mientras que otros aseguran que no.  En los últimos años, algunos estudios han demostrado sus efectos, pero aún persiste la controversia acerca de por qué se producen dichos efectos.

Algunos especialistas opinan que pueden deberse tanto al incremento de la ingestión de líquidos como a cualquier otra razón.

Otros expertos sostienen que el jugo de arándanos contiene ácido quinólico (que se transforma en ácido hipúrico en el hígado) y está fortificado con vitamina C. Tanto la vitamina C como el ácido hipúrico tienen efectos beneficiosos en la infección; sin embargo, para que éstos se manifiesten es necesario tomar más de 4,5 litros  de jugo diarios.

Aunque es muy dudoso que el jugo de arándanos cure su infección, vale la pena probarlo, puesto que no le causará el menor daño.